viajar japon - fushimi inari

Qué ver en Japón en 15 días: nuestra ruta

¿Cuántos días necesitas para ver Japón?

A la hora de plantearte cuántos días son los ideales para ver Japón, debes tener en cuenta que sean los que sean, siempre te quedará la sensación de que te ha faltado mucho por ver. Conocemos a gente que ha ido 5 días, y gente que ha pasado meses allí, y la impresión que nos transmiten siempre es la misma: «he visto un montón de cosas, pero me han quedado muchas pendientes para la próxima».

Es lo que tiene este país, que es una caja de sorpresas inacabable.

En nuestro caso, para nuestro primer viaje conjunto al país del Sol Naciente (como dicen en los telediarios), nos propusimos hacer un recorrido en el que pudiéramos disfrutar de la naturaleza y pueblos más tradicionales, sin dejar de lado los lugares imprescindibles que ver en Japón.

viajar japon - cerezos

Viajar a Japón 15 días

Esta fue la estructura de nuestro viaje de 15 días a Japón en marzo:

DÍA 1: MADRID – TOKIO

Gracias al vuelo directo Madrid – Tokio, un viaje de 14 horas muy cómodo, sin escalas y a un precio razonable. Roppongi, la Tokio Tower, el Templo Zojoji y la zona de Akihabara fueron nuestro primer contacto con esta locura de ciudad.

DÍA 2: TOKIO

Este día nos empleamos a fondo para recorrer las zonas de Asakusa, subir al Tokio Skytree, patearnos bien las zonas de Ueno, Harajuku y ver el contraste entre el Shinjuku occidental y oriental por la noche.

DÍA 3: NIKKO. TOKIO

Cogimos un tren y nos fuimos a descansar de la intensidad de Tokio al remanso de paz y templos de montaña de Nikko. Incluso tuvimos la suerte de que nos nevara antes de marcharnos, de película. De vuelta a Tokio, no pudimos resistirnos a cenar el mejor okonomiyaki en el popular barrio de Shibuya.

DÍA 4: TOKIO – KIOTO

Visitamos el Palacio Imperial con nuestras mochilas al hombro, y de allí salimos en tren bala para Kioto (apenas 2 horas de trayecto). Aprovechamos más que bien la tarde, viendo ya algún que otro templo y jardines, recorriendo el increíble barrio tradicional de Gion, con sus aprendices de geisha, y cenando uno de los mejores sushis de nuestra vida en el lugar más insospechado.

viajar japon - tokio asakusa

DÍA 5: KIOTO

En Kioto llega un punto que pierdes la cuenta de los templos que has visto, pero los imprescindibles que vimos fueron: Gingakuji (el «Plateado»), Kinkakuji (el «Dorado») y Kiyomizu-Dera. Muy bonito relajarse haciendo «el Camino del Filósofo«, en la zona de Higashiyama.

DÍA 6: NARA. KIOTO

No podíamos dejar de ir a pasar el día a Nara, el pueblo de los ciervos en libertad y del buda de bronce más grande de Japón, en el templo Todaiji. De vuelta a Kioto, paramos en Fushimi Inari, y subimos hasta la cima a través de los impresionantes senderos que forman sus miles de puertas rojas, o torii. Ya en Kioto, aprovechamos la noche para perdernos por el barrio de Pontocho.

viajar japon - fushimi inari

DÍA 7: KIOTO – TOYOOKA. KINOSAKI.

Nos despedimos de Kioto en el Castillo de Nijo, y cogimos el tren hacia Toyooka, al Norte de la isla. Pasamos la tarde en Kinosaki, el pueblo de los onsen, un paraíso en la Tierra para los amantes del spa.

DÍA 8: TOYOOKA – OSAKA

Nuestra amiga Takako nos regaló un agradable día guiándonos por los encantos de Toyooka: la reserva de cigüeñas, el Castillo Izushi, las cuevas de Genbudo Park, y alguna que otra sorpresa antes de coger nuestro tren a Osaka.

DÍA 9: OSAKA

El ataque de un mono nos dejó boquiabiertos en el Castillo de Osaka, recorrimos el peculiar barrio de Shinsekai y el paraíso de la tecnología en Den Den Town. Alucinamos en el mercado de Kuromon, fuimos muy felices en Spa World, y cenamos cangrejo en todas sus vertientes en el famoso barrio de Dotonbori.

DÍA 10: OSAKA – KOBE

Teniendo Kobe al lado, nos parecía un delito no ir a probar una de las carnes más codiciadas del mundo. Subimos en teleférico a lo más alto para visitar su jardín botánico, vimos ponerse el sol en el puerto, con la noria gigante y la Kobe Port Tower de fondo y caminamos por su barrio chino. Y, cómo no, nos hicimos un yakiniku, barbacoa al estilo japonés.

viajar japon tokio noche

DÍA 11: KOBE – MAGOME

Salimos rumbo a los Alpes Japoneses,  y llegamos a la aldea perdida de Magome, donde vivimos la experiencia de dormir en un templo y saber lo que es pasar frío.

DÍA 12: RUTA DEL NAKASENDO. TSUMAGO – TOKIO

Hicimos la Ruta del Nakasendo, desde Magome a Tsumago, con la suerte de que no nos atacara ningún oso. Comprobamos que el concepto «chupito» no se entiende en Japón, y cegados por el sake pusimos rumbo de vuelta a Tokio. 

DÍA 13: TOKIO

Cerramos algunos pendientes, como el Parque Yoyogi, o el Templo Meiji. Gozamos de lo lindo en la Lonja de Tsukiji, comimos el sushi más fresco y rico, y nos hicimos la foto que ya es una tradición entre nuestras amistades, para sorpresa de los lugareños. Conseguimos entradas para el Museo Ghibli, y despedimos el día con el skyline de Tokio desde la isla de Odaiba.

DÍA 14: MONTE FUJI Y LOS 5 LAGOS

Impresionante día dejándonos llevar por lugares increíbles dentro y fuera de los mapas con el mejor guía de Japón. Conseguimos salir del Bosque de los Suicidas, vimos el Monte Fuji en todo su esplendor, nos vestimos de geisha y samurai en una aldea de cuento, y nos dejamos sorprender por el secreto mejor guardado del Fuji. Cena final en el Coco Curry de Shibuya, y despedida del perro Hachiko para poner el broche a un día, a una ciudad, a una aventura indescriptible.

DÍA 15: TOKIO – MADRID

Vuelta a casa con la tristeza de un viaje que se acaba, y la satisfacción de lo muchísimo disfrutado durante el trayecto.

Valoración del viaje a Japón 15 días

15 días en Japón en los que hicimos y deshicimos mochila sin parar, ya que dormimos en 8 lugares diferentes: desde hoteles en rascacielos con vistas sobre la vibrante ciudad iluminada, a aislados templos de madera en medio de la montaña, con las tradicionales puertas correderas y un más que necesario brasero bajo la mesita.

En algunos destinos dormimos en modernas y funcionales habitaciones, en otros, tuvimos que conformarnos con compartir literas en albergues con otros viajeros. Lo mejor: dormir en los tradicionales ryokan de Japón. Desplegar nuestro futón sobre el tatami cada noche, ponernos el yukata que la señora de la casa te deja limpio para que puedas ponerte cómodo al salir del onsen (el baño tradicional japonés) y servirnos un té arrodillados en el suelo, mientras pensamos en lo que vamos a descubrir al día siguiente… es una experiencia inolvidable.

Fueron días intensos, en los que lo planeado y lo espontáneo actuaron a partes iguales. La compañía fue sin duda clave, pero no podemos negar que el destino tiene también mucho de especial.

Quizás por eso no dejamos de soñar con el próximo viaje a Japón. Sea el nuestro, o el tuyo.

 

Imágenes | Viajar por Japón

 



Escape Sale 200x200

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *