viajar por japon - inemuri

INEMURI: dormirse en el trabajo está bien visto en Japón

En Japón es más que normal toparte con gente «echando una cabezadita» en cualquier momento y lugar, y no es signo de vagancia, sino todo lo contrario. Si eres capaz de dormirte en cualquier parte, es que has trabajado duro hasta el límite del cansancio, y te lo mereces.

viajar por japon - inemuri

No sólo hablamos de quedarse dormido en el metro, o sentado en un parque. En Japón incluso está bien visto dormirse en el trabajo. ¿¿En el trabajo?? Efectivamente, aunque no todo vale. No si estás atendiendo de cara al público, ni una señora siesta de pijama y orinal tumbado a tus anchas en la oficina. Pero sí una pequeña cabezadita reponedora en una especie de sueño presente, en tu puesto de trabajo, con los ojos cerrados.

La entrega al trabajo de los japoneses es por todos conocida. Una sociedad en la que se valoran especialmente la disciplina, el esfuerzo, la responsabilidad, la capacidad de trabajo, pero también la modestia, da como resultado esta forma de demostrar ante los jefes que se está tan comprometido con el trabajo que se llega a la extenuación. No hay necesidad de alardear con palabras lo mucho que se ha trabajado, cuando se puede mostrar con la imagen de necesitar esos minutos de reponerse.

Así, si el jefe pasa por tu mesa y estás con los ojos cerrados dormitando (perdón, en inemuri), no pensará que eres un vago, sino el más implicado con el proyecto. Fíjate, es pararte, y mira, que te caes de cansancio.

Por lo visto el tema llega al punto de que hay gente que finge estar en este estado de inemuri para que el resto vean lo agotados que están por su entrega al trabajo. No deja de ser curioso, por no decir triste, que en un país tan avanzado tecnológicamente parece que la conciliación familiar quede en segundo plano, frente al aparente dictado de la adicción al trabajo.

En fin, en las oficinas no sabemos si los verás, pero en el transporte público o sentados en un banco en un parque, seguro que ves a más de un inemurista en tu viaje a Japón.

 

Imagen | eran Menashri, Sam Kline

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *